Omar Sosa: Exponente genuino del latin jazz

El músico cubano, Omar Sosa, es considerado uno de los más versátiles jazzistas del panorama actual. Nacido en Camagüey el 10 de abril de 1965, es compositor, arreglista, productor, percusionista y líder de disimiles formaciones. Desde pequeño estuvo rodeado de la mejor música de su generación: Nat King Cole, Orquesta Aragón, Pacho Alonso, Benny More, y música clásica. A los ocho años empieza a estudiar percusión, incluyendo la marimba, en el Conservatorio de Música de Camagüey, terminando sus estudios en 1983, en el Instituto Superior de Arte de La Habana.

Todavía adolescente tuvo acceso a grandes joyas del jazz americano como: Oscar Peterson, Herbie Hancock, Chick Corea, Keith Jarret, Coltrane, y Charlie Parker. Al finalizar sus estudios de piano, en 1983, descubrió la música de Thelonious Monk, que tuvo gran influencia en su forma de expresarse, desde la tradición folclórica afrocubana hasta la música clásica europea.

A finales de la década de los ochenta empieza a trabajar con dos cantantes cubanos, Vicente Feliu y Xiomara Laugart, como director musical en sus grabaciones y giras.

En su obra fusiona un amplio espectro de las músicas del mundo y elementos de electrónica contemporánea con sus raíces afro-cubanas para crear un sonido urbano, fresco y original. Su capacidad de improvisación hace que su música sea siempre lo más parecido a un estreno y eso es algo que siempre fascina, tanto a expertos como aficionados, y que genera una conexión espontánea con su público.

Posee una visión única del jazz afro-cubano, y aunque tiene un fuerte componente en la tradición y el folclore de África, su constante exploración de las posibilidades sonoras demuestra que la escena del jazz sigue moviéndose sin necesidad de recurrir a relecturas del pasado.

Con 17 discos en el mercado como líder, y una decena de colaboraciones como productor o músico invitado, ha recibido varias nominaciones a los Grammy por sus discos Sentir (2003) y Mulatos (2006). Actualmente Omar Sosa está trabajando en diversos proyectos que incluyen colaboraciones con orquestas sinfónicas y un nuevo proyecto discográfico llamado Afreecanos.

Visito Ecuador en los años 90 del pasado siglo y allí descubrió la música folclórica de Esmeraldas, una comunidad de origen africano conocida sobre todo por el uso de la marimba. Omar lanzó su propio ensemble de jazz-fusión, Entrenoz, y produjo Andarele, una grabación del grupo afro-ecuatoriano Koral y Esmeralda.

Después de una corta estancia en Palma de Mallorca, España, se trasladó a San Francisco, California, en 1995, donde causó una pequeña conmoción al incorporar su forma tan explosiva de tocar y componer en la escena local de latin jazz.

Al año siguiente vino su debut discográfico en Estados Unidos con el sello Ota Records lanzando un disco en solitario llamado Omar Omar, seguido en 1997 con el primer volumen de una trilogía de world-jazz: Free Roots, Spirit Of The Roots (1998) y Bembon (2000).

Con Prietos (2001) y Sentir (2002), extiende su fusión a la cultura gnawa del norte de África, incorporando voces e instrumentos tradicionales de dicha cultura. En ellos escuchamos lenguas árabes, inglesas, portuguesas, españolas y yorubas; así como diversos instrumentos como el guembri, oud, djembe, balafon, y marimba. Sentir recibió el premio al mejor álbum de jazz afro-caribeño de la Jazz Journalist Association, de Nueva York.

En el 2003 edita “Ayaguna” un dúo en directo con el percusionista venezolano Gustavo Ovalles, lanza su tercer disco en solitario, A New Life, el que le valió un premio del Smithsonian Institution por su dedicación al desarrollo de la música latina en Estados Unidos. Ese mismo año debuta con su primer trabajo para orquesta sinfónica titulado From our mother, bajo la dirección de Michael Morgan.

Su disco Mulatos (2004) incluye colaboraciones con grandes artistas, como Dhafer Youssef (oud), Steve Argüelles (percusión, electrónica), Dieter Ilg (contrabajo), Philippe Foch (tabla), y Renaud Pion (clarinete).

En esa fecha participa en el Essaouira Festival en Marruecos; en un documental en el Porto Latino Festival en Córcega para la cadena Mezzo y France 3 National TV; concurre también al Montreux Jazz Festival, y lanza su cuarto disco en solitario (distribuido solo por internet) Aleatoric EFX, grabado en directo en Radio Bremen de Alemania.

En 2006 publica Live a Fip, su primer disco en directo en formato grande (quinteto) y en 2007 ve la luz Promise, con el cual continúa su exploración de las raíces de la música tradicional africana, usando armonías de jazz y la tecnología más actual.

En la mezcla del folclore con lo contemporáneo, de lo tribal con lo urbano, es donde Omar Sosa muestra toda su maestría y originalidad, poniendo siempre en primer lugar en sus presentaciones el latin jazz. «La cultura afroecuatoriana me hizo valorar más mi tradición afrocubana, me hizo meterme dentro mi cultura y apreciarla mucho más».

Actualmente, el artista vive entre Barcelona y Washington, pero también pasa tiempo en la Isla. «Yo quiero morirme donde nací», afirmó en una entrevista.