Audio Real Internet - Radio Cadena Habana



Eduardo Sánchez de Fuentes: polémicas y paradojas

Fecha de Publicación: 2018-07-31 14:35:34


 Eduardo Sánchez de Fuentes

En la  historia de la música cubana existen pasajes que no se divulgan mucho ─e incluso permanecen prácticamente ocultos─ porque al parecer de los "puristas" o los más "meticulosos", su divulgación propende a menoscabar el oropel de sus protagonistas.

En verdad no siempre resulta así. Las anécdotas bien contadas y sobre todo, bien empleadas, sirven en muchos casos para ubicar en su justa dimensión social, histórica y humana a los personajes que en ellas intervienen.

Uno de esos deliciosos testimonios lo ofreció el escritor cubano  Alejo Carpentier, que en 1924  atendió a un músico mexicano llamado Ignacio Fernández Esperón ─conocido entonces como Tato Nacho─ que visitaba la capital cubana.

El famoso compositor mexicano quería escuchar lo mejor de la música folclórica cubana. Entonces Carpentier lo llevó a una ceremonia de iniciación abakuá, sociedad  de origen afrocubano, no bien vista por la llamada alta sociedad de la época. Tras presenciar los bailes y cantos litúrgicos, el visitante quedó prendado de lo que vio y escuchó y así lo hizo saber públicamente.

Lo más interesante de esta pincelada vino después, cuando el compositor y musicólogo Eduardo Sánchez de Fuentes reprobó el hecho por considerar que «esa manifestación de la cultura popular era una tara para los cubanos y no debía, bajo ninguna circunstancia, enseñársele a los extranjeros […] y una vergüenza nacional».

El disgusto de Sánchez de Fuentes  era consecuencia de los fuertes prejuicios racistas prevalecientes en el segmento socio-clasista al cual pertenecía.

En el discípulo más destacado del maestro Ignacio Cervantes, «encarnaron» ─como afirmó Jorge Ibarra, Premio Nacional de Ciencias Sociales 1996─ las limitaciones y las posibilidades del nacionalismo musical». Pero si su mentor artístico supo captar en su conjunto el devenir de la sensibilidad nacional, Sánchez de Fuentes aportó «la visión de la nación dividida y desgarrada contra sí misma, al pretender que lo cubano era tan sólo una derivación de las expresiones folclóricas españolas, opuestas de raíz, según su manera de ver, a todo lo africano».

De ahí que su pensamiento derivara hacia la tendencia folclorista defensora  del antecedente aborigen o indigenista en la música cubana.

Si al autor de la habanera ‟Tú‟ ─catalogada por Alejo Carpentier como el primer hit de la música cubana─ no le cupo la gloria de reconocer y aceptar los «manantiales negros» ─expresión de Fernando Ortiz─  de la música cubana, sí hizo suyo otros méritos notables.

Paradójicamente, la habanera ─género que cultivo Sánchez de Fuentes─    expresa la acertada fusión del esquema rítmico africano, con la canción, género musical europeo. De acuerdo al  musicólogo cubano Danilo Orozco, «la habanera parte de un núcleo de relaciones rítmico-acentuales de origen afroide Bantú Dahomeyano»

Su conservadurismo en materia musical le llevó a oponerse a la penetración norteamericano en 1922, actitud consecuente con el deseo del nacionalismo cultural burgués de mantener intacta la hegemonía cultural sobre las capas medias de la población, principalmente la pequeña burguesía.

En ese contexto, debe enjuiciarse la denuncia de Sánchez de Fuentes, al «debilitamiento» de la identidad cultural insular provocado por el  «influjo de algunos grotescos bailes de nuestros vecinos los americanos del norte».

En otro momento, el autor de bellas canciones como "Corazón", "Mírame así" y  "Linda cubana", entre otras, arremetió contra el carácter históricamente absorbente de  la música norteamericana en los medios sociales de la burguesía y la pequeña burguesía desde principios de siglo, al decir que «actualmente sólo se baila el danzón que al cabo morirá en las garras multiformes del fox, como murieron el vals tropical y la habanera, en las del antiguo TwoStep».

También subrayó cuál debía ser la conciencia musical del cubano: «Hay que huir de los falsos halagos del esnobismo triunfante: opongamos una fuerte barrera a esa lamentable intromisión de ritmos, melodías y bailes extranjeros».

En su defensa del danzón frente a la injerencia de bailes foráneos, Sánchez de Fuentes no reparó ─o no quiso hacerlo en ese momento─ en que el llamado baile nacional es una música mulata por excelencia, con fuerte presencia de elementos afrocubanos, como la percusión y el cinquillo, entre otros. En su época de nacimiento y expansión, el danzón fue tildado por varios diarios de la época como «baile que iba contra la moral y de música de negros, por lo tanto era para los de la raza de color».

Otra incongruencia visible entre su afán por encontrar las verdaderas raíces del alma musical cubana y su obra es que, de todos los autores insulares de esa época, es el que mejor refleja la influencia de la  música italiana, principalmente la ópera, en sus creaciones.

 En especial, en el campo de la ópera destaca su tendencia hacia el  llamado "verismo italiano", que tuvo su origen en esa península europea hacia 1890. Tal influjo se manifiesta sobre todo en la tendencia a transferir a la orquesta momentos de discurso incluso a través de momentos exclusivamente sinfónicos y la mayor presencia de temas populares y rurales en las composiciones, dos características propias de la ópera italiana.

Una de sus composiciones operísticas, “La dolorosa”, es reconocida por algunos especialistas como una de las expresiones más logradas del verismo en América.

Sánchez de Fuentes es considerado uno de los creadores más representativos de los primeros años del siglo XX. Su catálogo comprende casi todos los géneros de la creación musical: ópera, zarzuela, opereta, cantatas, ballet, música de cámara, música sinfónica, piano solo y un significativo número de canciones.

El lied¹, la habanera, la criolla y el bolero, fueron modalidades de la canción abordadas por el compositor y expresaron un acercamiento de su producción musical al plano de la música popular. El propio compositor planteó: “Es necesario que se haga por nuestros autores una labor de estilización, tomando de nuestra música los motivos más populares, vistiéndolos armónicamente, espiritualizándolos». 

No puede pasarse por alto que este polémico músico fue el primer compositor cubano en crear para la danza teatral. Uno de sus grandes éxitos en esta esfera fue el  ballet Dioné,  estrenado el 4 de marzo de 1940, en el Teatro Auditorium de La Habana, por los  entonces bisoños bailarines Fernando, Alberto y Alicia Alonso.

A 75 años de aquel  suceso, la prima ballerina absoluta recordó así aquel momento: «Dioné fue una experiencia enriquecedora en los inicios de mi carrera y, sin duda, un acontecimiento importante en la evolución escénico-musical de nuestro país». La pieza de Sánchez de Fuentes marcó el camino para lo que sería la compañía de ballet clásico de Cuba.

Notas:

¹ El lied, que significa canción en alemán, es una canción lírica breve cuya letra es un poema al que se ha puesto música y escrita para voz solista y acompañamiento, generalmente de piano. (Nota del Editor)

En el siguiente video Barbarito Diez interpreta la habanera "Tú":



Envíenos su Comentario

Tu dirección de correo electrónico NO será publicada. Todos los campos son obligatorios *



Nombre Requerido*
Email Requerido*

Comentario Requerido*

Normas a los Comentarios
 - Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
 - No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
 - Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Directora General: Yolanda Paris Camino
Programación e Información: Miriam Isabel Rojas Calderón
Grupo Informativo: Dennys Medina la O


Redacción Digital

Editor Jefe: Félix A. Bolaños Leyva
Editores: Aralís Gómez González y Francisco Martínez Chao
Webmaster: Mabel Peña Styo
Traductor: Pedro A. Fanego

Contacto

Teléfonos: (537) 838-1670 (Pizarra)
- 7 838-1484 (Dirección)
Redacción Digital: 7832-4917
Cabina de Transmisiones: 7838-1478 y 7838-1479
Email: cadenahabana@cmch.icrt.cu
Sitio web: www.cadenahabana.icrt.cu



Copyright 2018 Radio Cadena Habana. Todos los Derechos Reservados