Audio Real Internet - Radio Cadena Habana



Marlon Brando atrapado por la percusión cubana

Fecha de Publicación: 2019-01-22 21:55:52


Con el ensueño del realismo mágico las puertas de lujoso Hotel Packard se abrirán este 4 de marzo, para que un ilustre personaje del celuloide salga atraído por el sonar de las tumbadoras que animarán a la musical San Cristóbal de la Habana durante el XVIII Concurso y Festival Internacional Fiesta del Tambor “Guillermo Barreto in Memoriam”.

El mismo que 62 años atrás llegó a la Isla para conocer los secretos de los tambores y los tamboreros.

Al filo de las once de la mañana del domingo 19 de febrero de 1956, un DC-6 de la Pan American en la ruta Miami-La Habana, descendía suavemente sobre la pista del aeropuerto de Rancho Boyeros.

Entre los viajeros, la mayoría turistas de La Florida, sobresalía un hombre de físico atractivo, vestido con un jean azul, camisa sport y zapatillas deportivas.

Nadie se percató que era un personaje célebre.

Tras los trámites aduaneros alquiló un taxi, y en perfecto español le dijo al chofer que lo llevara al Hotel Packard, donde fue registrado con el nombre de Míster Barker, para tratar de burlar a la publicidad.

En realidad el tal Míster Barker era el actor Marlon Brando, quien representó magníficamente al Padrino de la familia Corleone en la versión cinematográfica que dirigiera Francis Ford Coppola en 1972.

¿A qué venía Brando a La Habana en 1956?

Sencillamente el astro norteamericano del cine y el teatro, quería comprar bongoes y tumbadoras curadas por famosos músicos, porque él sentía idolatría por la rumba y la percusión cubanas.

Desde su habitación del Hotel Packard llamó por teléfono a su amigo, el ex pelotero de Grandes Ligas  Clemente "Sungo" Carrera, para que lo guiara por las encrucijadas de los genuinos percusionistas que trabajan en los improvisados cabarets de la playa de Marianao.

Sungo, acudió media hora después y le propuso ir a casa de Constantino Armesto Murgada, un fotógrafo y tamborero amigo suyo muy relacionado con esos músicos, especialmente con Silvano Chueg Echavarría, apodado El Chori.

Cala, mote del artista del lente, casi cae en coma cuando Sungo le toca a la puerta y le dice que viene con Marlon Brando, el protagonista de Un Tranvía llamado Deseo,  Viva Zapata, Salvaje y Nido de Ratas, entre otros filmes que le fueron transportando a la fama, por su calidad actoral.

Sungo le habla a Brando de los bongoes que Chano Pozo le había regalado a Cala, y este se emociona mientras los toca con soltura y técnica. Extrae de su bolsillo una chequera, firma un cheque y se lo extiende para que Cala escriba la cifra, pero lo rechaza porque ese instrumento para él es sagrado.

Marlon Brando entiende y no habla más del asunto.

Seguido parten en derrotero trasnochador por bares y cabarets para la gente pobre, diseminados por toda la playa de Marianao: El Panchín, el Pensilvania, El Pompilio, El Ranchito, La Taberna de Pedro y Los Tres Hermanos.

Entrada la media noche el artista pide ir a conocer a El Chori.

Cuando llegan a la Choricera Club, ni Sungo ni Cala dan a conocer la identidad del americano que los acompañaba, solamente comentan que toca tumbadoras y que quiere comprar una autentica. El Chori lo mira de arriba abajo y comienza a descargar con sus muchachos.

Cala le expresa que lo deje tocar con el grupo, y el gran timbalero piensa que se trata de otro turista yanqui borracho, pero accede y se queda boquiabierto al observar la agilidad y profesionalidad del visitante.

Es ahí que Sungo le expresa que es Marlon Brando, el gran actor y amante confesó de la percusión y la música cubana.

Al siguiente día, y después de tres noches de farra, Brando partió hacia Estados Unidos con una tumbadora legitima, que según le confesó a Sungo le había costado 90 pesos.

En su casa tenía cerca de una docena.

Muchos años después, ya en el retiro de los set cinematográficos y los escenarios teatrales, Marlon Brando comentó a un periodista que quedó impactado para siempre con Cuba y su gente sencilla, en especial los genios anónimos de la música cubana que conoció en los barrios de La Habana en 1956.

Acudiendo al realismo mágico no dudo que entre los turistas que se alojarán entre el 4 y el 10 de marzo en el regio Hotel Packard esté El Padrino de las congas y su tumbadora lista para protagonizar un concierto magistral junto a los inolvidables maestros Chano Pozo, El Chori, Malanga, Pablo Roche, Faustino Drake, Pepe Serna, Trinidad Torregosa, Aspirina, Tata Güines y Pello “El Afrokán”, entre otros monarcas sonoros de los cueros.

 



Envíenos su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Todos los campos son obligatorios *



Nombre Requerido*
Email Requerido*

Comentario Requerido*

Normas a los Comentarios
 - Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
 - No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
 - Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.




Directora General: Yolanda Paris Camino
Programación e Información: Miriam Isabel Rojas Calderón
Grupo Informativo: Dennys Medina la O


Redacción Digital

Editor Jefe: Félix A. Bolaños Leyva
Editores: Aralís Gómez González y Francisco Martínez Chao
Webmaster: Mabel Peña Styo
Traductor: Pedro A. Fanego

Contacto

Teléfonos: (537) 838-1670 (Pizarra)
- 7 838-1484 (Dirección)
Redacción Digital: 7832-4917
Cabina de Transmisiones: 7838-1478 y 7838-1479
Email: cadenahabana@cmch.icrt.cu
Sitio web: www.cadenahabana.icrt.cu



Copyright 2018 Radio Cadena Habana. Todos los Derechos Reservados